Cualquier empresa cuyo negocio principal consista en la venta de producto sabe, hoy en día, que la venta online es una realidad ya consolidada. Cuidar de un escaparate no es solo un trabajo de tienda física, sino de página web, e-comerce, en definitiva. De ahí nace la necesidad de que el cliente final pueda acceder a una vista virtual a vuestra tienda. Una visión del producto lo más fiel posible a la realidad y que, además, esa imagen sea muy atractiva visualmente, tanto, como para que el gesto de compra sea instantáneo. Sabiendo que la compra es una reacción impulsiva, la fotografía de producto de calidad es una necesidad indiscutible para cualquier empresa.

Como fotógrafos de producto tenemos un conocimiento muy sólido acerca del manejo de todos los aspectos técnicos necesarios para obtener una fotografía publicitaria atrayente y muy real. Uno de esos aspectos es el fondo. Sin lugar a dudas para que el producto destaque, la mejor opción es la fotografía de producto con fondo blanco. Y cuando hablamos de blanco, lo hacemos de blanco puro, ninguna otra dominante o ligera variante nos sirve. Nuestro nivel de exigencia y profesionalidad es muy alto, es una cuestión de compromiso para con la empresa que nos encarga sus fotografía de producto, sabedores de que serán las futuras fotos para tienda online, y lo importante que es esa parcela de negocio.

La manera de trabajar el producto requiere el máximo cuidado. Para la obtención de un perfecto flatlay de producto, es la preparación del propio producto lo que consume más tiempo, cuidando de su perfecto estado, del ángulo de toma óptimo, en este caso siempre aconsejamos tomar varias fotografías de producto desde diferentes posiciones para ofrecer una imagen global de dicho producto. En cualquier caso, el acto final de la fotografía es corto, después de haber medido al milímetro luz, encuadre, posición, y demás factores.

Respeto por la realidad, es otro valor que nos define como fotógrafos de producto. Aquí la total fidelidad de los colores del propio producto es fundamental, para que el comprador reciba lo que ha visto, y la empresa gane el valor añadido de la honestidad, se vuelva fiable y el cliente repita. Para ello, realizar ese tipo de fotografía con fondo blanco ayuda muchísimo a la definición del propio producto, aunque técnicamente sea para nosotros una fotografía de máxima exigencia.

Por tanto, la misión de la fotografía de producto con fondo blanco es, por un lado, crear una fotografía publicitaria de dicho producto, en la que lo único visible, lo único atrayente para la vista del comprador sea el producto. Y que este producto sea real y muestre sus características más atractivas, para que la visita a la web culmine en una venta satisfactoria sin devolución posterior. De ahí que cuidemos al detalle el realismo de nuestra fotografía de producto sobre fondo blanco. El concepto catálogo en papel ha dado un salto y tenemos que movernos con la necesidad actual que tenéis las empresas de disponer de una tienda online con fotografía de producto fiel y muy atractiva. Convertir la visita en venta.